El plasma rico en plaquetas se ha convertido, desde hace algunos años, en el gran aliado para combatir las lesiones en hombros, rodillas y tobillos.

¿Qué es el Plasma rico en Plaquetas?

El  plasma rico en plaquetas, también conocido como PRP, es un tratamiento a base de un producto derivado de la sangre del propio paciente. Se obtiene mediante una extracción sanguínea y posterior centrifugado para separar sus componentes.

La parte que interesa del plasma rico en plaquetas es la que tiene una alta concentración de plaquetas, las cuales contienen factores de crecimiento que ayudan a la regeneración de tejidos.

Se utiliza principalmente en:

  • Medicina estética: Se emplea para mejorar el aspecto de la piel, tratando arrugas, flacidez y dando luminosidad.
  • Medicina capilar. Estimula el crecimiento capilar y mejora la calidad del cabello sin intervención quirúrgica.
  • Medicina regenerativa: Se usa para tratar lesiones de músculos, ligamentos, tendones y articulaciones.

Desde hace algún tiempo la medicina, y especialmente la especialidad de traumatología, viene utilizando una técnica muy innovadora, conocida como terapía biológica, que supone la utilización del plasma rico en plaquetas para lesiones musculoesqueléticas.

Este procedimiento consiste en la extracción de los factores de crecimientos plaquetarios de la sangre y su posterior utilización autóloga, es decir, en la misma persona de la que se han extraído.

Policlínica SMD, en Granada, se ha convertido en todo un referente en este procedimiento, con doctores como Francisco Requena Sánchez a la cabeza para su implantación.

¿Para qué sirven las infiltraciones de plasma rico en plaquetas?

Las infiltraciones de plasma rico en plaquetas reparan los tejidos dañados para huesos, tendones y ligamentos y ayudan a la cicatrización.

El plasma supone más del 50% del volumen total de la sangre.

Es aquí donde se encuentran los glóbulos rojos, blancos y las plaquetas.

Así, con una técnica basada en el centrifugado se consiguen separar esos tres componentes, para que con una jeringuilla se puedan extraer las plaquetas.

Las plaquetas contienen factores de crecimiento que ayudan a reparar los tejidos dañados.

De esta forma, se infiltra en una zona dañada, como pueda ser un hombro, rodilla o tobillo para ayudar y mejorar la cicatrización y reparación de la misma.

¿Por qué es beneficiosa la infiltración con PRP?

Porque la curación proviene de elementos del cuerpo del propio paciente que no tenderán a ser rechazados y que cuentan con toda la información necesaria para actuar sobre la lesión en cuestión.

Después de un diagnóstico personalizado y atendiendo a las necesidades y peculiaridades de cada paciente, se suele llevar a cabo una infiltración con PRP para huesos, tendones y ligamentos.

Normalmente, en casos donde se ha producido una tendinitis, necrosis femoral o la rotura de tendones, como es el caso del manguito de rotadores, del que ya hablamos en nuestra anterior entrada del blog con el doctor Javier Peñas.

Los tejidos musculoesqueléticos sanan muy lentamente debido a que tienen un suministro de sangre limitado y recambio celular lento, por eso la infiltración PRP proporciona factores de crecimiento que mejoran la circulación y ese suministro de nutrientes necesarios para que las células regeneren el tejido que está dañado.

Por ese motivo, es de vital importancia acudir a un centro de referencia, donde la prioridad es el paciente y dos factores claves a tener en cuenta para el éxito de este tipo de infiltraciones: la extracción y el procesado de la muestra sanguínea, así como la pericia en la técnica de la infiltración.

Con esta técnica, para la que el paciente deberá someterse previamente a un ayuno de al menos cuatro horas, se pueden conseguir los siguientes beneficios, en función del tipo de lesión y de diagnóstico al que haya sido sometido el paciente.

 

  • Desaparición del dolor o disminución significativa.
  • Ralentización o paralización del proceso degenerativo.
  • Retraso o eliminación de una intervención quirúrgica, que supondría una mayor rehabilitación posterior.
  • Es seguro e inocuo. 
× ¿Cómo puedo ayudarte?