Con el fin de las vacaciones estivales vuelven los hábitos y rutinas para recuperar el buen tono de la piel.

Un aspecto fundamental es la limpieza facial para que la piel del rostro luzca sana y radiante.

¿Cada cuánto tiempo es recomendable una limpieza facial?

Desde nuestra Unidad de Estética en el PTS de Granada, la doctora Marta Lara Campos, a la cabeza de un equipo de profesionales, recomienda cómo hacer una limpieza facial con una pautas diarias para recuperar la rutina de belleza, de una forma sencilla y cómoda.

Es cierto que en muchas ocasiones no se le da importancia a la piel del rostro, pero se trata de una de las zonas más expuestas a los rigores climatológicos y a cualquier otro aspecto.

Así, si se quieren evitar otra serie de problemas, como podrían ser las ojeras, el acné o la flacidez, desde Policlínica SMD recomendamos una serie de consejos fáciles para llevar a la práctica en casa.

¿Dónde hacer una limpieza facial?

Es importante que limpiemos diariamente un par de veces al día la piel de nuestro rostro que podemos realizar en casa, aunque aconsejamos cada cierto tiempo una limpieza facial en profundidad con un especialista de medicina estética como por ejemplo la Dra. Campos en nuestra clínica de estética SMD en el PTS de Granada.

Pasos para una limpieza facial

1.- Lavar el rostro a diario

La piel de la cara no solo se ve afectada por contaminantes externos, también hay que tener en cuenta que sufre por la propia grasa que genera y por los restos de suciedad que pueden estar provocados por el maquillaje, por ejemplo.

Así, que un aspecto esencial es llevar a cabo como mínimo un lavado diario de la cara.

Es fundamental por la mañana y por la noche, pero por la noche aún más para poder retirar cualquier tipo de impureza acumulada a lo largo de la jornada.

Se eliminarán impurezas y toxinas que provocan una dilatación de los poros y se evitará la pérdida de luminosidad en el rostro.

2.- Utilizar productos que sean los adecuados para la propia piel

El agua es básica para la rutina de limpieza facial, pero es cierto que desde Policlínica SMD recomendamos también la utilización de una crema limpiadora que contribuya a la eliminación de cualquier resto de suciedad y maquillaje.

La elección del tipo de producto debe estar determinada por un profesional, ya que debe ser el más adecuado para el tipo de piel de cada persona, evitando ser excesivamente agresivo o demasiado suave.

3.- Especial cuidado en zonas clave

La limpieza debe hacerse con movimientos suaves, desde el centro del rostro hacia el exterior, teniendo especial dedicación en zonas como los pliegues de la nariz, la línea de las pestañas o la barbilla, donde se pueden acumular más restos de maquillaje e impurezas.

4.- Secar la piel con cuidado

Una vez que se ha llevado a cabo la limpieza del rostro es importante aclarar con agua tibia la cara y secar la piel con suavidad, apretando con toquecitos la toalla contra el rostro.

5.- Llevar a cabo un lavado exfoliante una o dos veces por semana:

La rutina de higiene facial debe completarse con una exfoliación una o dos veces por semana. Con la exfoliación se eliminan las células muertas de la cara, así como la suciedad que se acumule en los poros dilatados.

Una vez finalizada la exfoliación también se puede utilizar algún tipo de mascarilla para completar el proceso de hidratación de la piel.

En Policlínica SMD, la doctora Marta Lara Campos, recomienda un asesoramiento personalizado para determinar el proceso específico de cuidado de la piel del rostro en cada persona.

× ¿Cómo puedo ayudarte?